h1

Me agoto

mayo 9, 2005

Llego a casa agotada del día en la universidad. Cansada del poco dormir, cansada de aguantar gritos inútiles en clase. Cansada de escuchar a gente arrogante y cansada de no querer faltar para descansar. De ver llegar los exámenes, de estar a punto de terminar proyectos y ni siquiera tener ganas de quitármelos de encima.

Cansada de haber escuchado demasiadas veces “eres demasiado buena”, “les das demasiadas oportunidades” y “no son tan buenos como crees”. Ya sé que no son tan buenos! Ni tampoco tan malos como tú piensas, pues no los conoces como yo, no pases con ellos todos y cada uno de tus fines de semana. A lo largo y ancho de los dos últimos años.

Cansada de que después de 2 años luchando por educar a esos chavales rebeldes que piden a gritos atención, preocupación, confianza que depositar en ellos… me canse. Que la desmotivación supere mi inmensa paciencia, mi esperanza, mi positivismo. Que mis ideas se agoten, que mis palabras se acaben… que de la razón al resto de monitores.

Que mis fuerzas en los estudios se resientan, que no pueda pensar en otra cosa. ¡¿En qué momento consiguieron superarme que no me di cuenta?!

¿Por qué son así hoy en día? ¿Por qué aún teniendo padres increibles, que les han dado una educación exquisita en valores, son así? ¿Por qué se aprovechan cuando te vuelves, no obedecen, no quieren razonar? Tan sólo importa la vivencia, la carcajada, realizar la mayor bestialidad, ser el de peores ideas, el más gracioso, el qué más pone en peligro su integridad física, y la de los demás. ¿Por qué no dan un respiro? Un día de Paz y Armonía, de vida en el grupo, de risa sana, de miradas dulces, de vivencias para el recuerdo.

Hundiéndose en la frustración de un mundo adulto para el que no se sienten capaces, de éxito de otros que no ven para ellos, de una madurez inalcanzada y de unos valores vacíos en la sociedad que no ven medios para alcanzar. Porque no ven que de camino a la Gloria está la gente, el cariño, la amistad. Encerrándose así en una rebeldía negativa. En un “no quiero”, “no sé”, “me da igual”.

¿Por qué tan sólo llego contando la que me han liado, o las mil veces que he tenido que repetirles que no hagan esto o lo otro? ¿Por qué no puedo volver recordando (como en su época harían nuestros monitores) risas, momentos y palabras?

Me agoto. Me ahogo. Me afecta. Y lo siento. Siento que alguien va a salir perdiendo. Que para alguien el grupo va a dejar de ser parte de su vida. Y espero, joder si espero… no ser yo la afortunada 😦

Anuncios

2 comentarios

  1. Cuando yo estudiaba cocina, en el C.I.P. de Sestao (Centro de Iniciacion Profesional) hacia lo mismo que hacen ahora tus chavales. Desobedecer, no atender, joder a mis compañeros, a mi profesor, etc.
    ¿Por que hacia eso? ¿En que **ño pensaba?
    La verdad es que en aquella epoca, mi vida no era facil, pero yo la hacia aun mas dificil con una actitud desinteresada por los demas. Pero cuando madure (supuestamente) me di cuenta del error que habia cometido. De la oprtunidad que habia perdido y aun hoy me pregunto porque desaprovecho muchas de las oportunidades que la vida me ofrece.
    La verdad, tengo respuestas, pero sigo sentado dandoles vueltas en vez de ponerlas en practica.
    No solo los niños de hoy en dia actuan asi. La soledad de los corazones es lo que les puede llevar a actuar asi. Al menos ese era mi motivo.
    La soledad de mi corazon, que a pesar de estar rodeado de amigos, se sentis triste y solo. Y aun hoy dia sigo sufriendo esa soledad, que se convierte en miedo y eso si que es jodido…
    Si ves que el barco se hunde, salta. No te ahoges, por quien no se ahogaria por ti.
    Y no pienses que eso es egoismo. Es supervivencia.


  2. Hola,
    al leer tu post no puedo evitar sentirme identificado contigo, ya que durante 3 años yo también fui monitor de un club de tiempo libre…
    y si, acabe quemado, quemado por que cada sabado que los chavales venian al local eran 2 horas de locura continua, quemado por que cada año venian menos chicos y chicas a pasar ese ratillo con nosotros haciendo diferentes actividades, y sobre todo quemado por todas las liadas, no solo en el local, sino en cada excursion y en cada voto de confianza.
    pero ahora, que llevo casi un año sin saber practicamente nada de ellos, realmente me arrepiento. Es una pena que poco a poco estos pekeños lo fuesen dejando… y ya no hay grupo ¿fue culpa mia por dejarlo? tampoco es facil la respuesta, pero si me permites darte un consejo, lucha por ellos y sobre todo, tomatelo con calma por que todavia te quedan muchos disgustos que llevarte, pero muchas más alegrias.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: