h1

El calor del Asfalto

febrero 27, 2005

Como ya habreis advertido, últimamente ando bastante absorvida por el universo de Matrix. Así que, en esto que andaba yo el otro día pensando, de noche, frente a la ténue luz de la pantalla… cuando comencé a mezclar la guerra de hombres y máquinas de Matrix, en tonos azules, con máquinas sin vida por el suelo y una reinante Soledad… con la última Guerra Mundial que es la que estoy segura, acabará con la sociedad (es que si digo “humanidad” me hace sentir mentirosa). Dando como resultado el siguiente pequeño y humilde poema. Una única persona viva, errante entre los cuerpos metálicos y los humanos. Observando demasiado tarde el desdichado fruto que la maldad de su especie ha terminado por dar.

El calor del asfalto
deshace tu piel.
Los campos de flores
no huelen a miel.
Mortecino, el astro
se clava en tu sien.
La Guerra ha acabado
dejando su hiel.

Y al final de la montaña
no hallarás cielo ni aguada
tan sólo el humo que empaña
piras de muerte planeada.
Y he ahí la cantera extraña
que te da la bienllegada.
¿Quién recuerda la cizaña
cuando no hay en quién sembrarla?
Una vez muerta la araña
inútil se vuelve su celada.

Para mi el cáncer de este mundo es el Ser humano… nosotros hemos terminado con millones de cosas buenas que el planeta poseía, y seguimos haciéndolo. Somos el animal más vil, egocéntrico, interesado, despiadado, prepotente, frío e irracional (valga la paradoja) que ha existido jamás. Y a la vez, somos animales incapaces de vivir independientemente del resto. Por eso, si todos termináramos en una Guerra como tal… en el fondo me alegraría, pues por muy dañada que hubiese quedado, sin nosotros, la Madre Naturaleza podría volver a reconstruír un planeta habitable y verde. Al fin y al cabo… ¿Acaso se merecía todo lo que le ha pasado?

Anuncios

7 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Como dice el agente Smith; Los humanos sois el virus de este planeta…
    El poema es precioso y quiero apoyar tu post con un poema que posteare mañana.
    Espero que lo leas 😉


  2. Vaya…
    Envuelto en mi ambiente positvista no puedo más que discrepar, de un plumazo has borrado todo lo bueno, para dejar fluir de tu pluma solo lo malo…
    No me quiero extender, pero también es mucho lo bueno, parece que reduzcas la humanidad, a el occidente actual y cercano al sistema capitalista…

    Sin mucho más que contar, un personaje feliz… con un cuatro en algebra!


  3. Aigor para mas señas… eso de tener que firmar…


  4. Me encanta como piensas y como sientes. Yo la lucha entre hombres y máquinas de Matrix la interpreto como conflicto entre sentimientos y razon, alma y mente… etc, dos planos humanos en perpetua lucha aunque nunca debieron haberse enfrentado (por desgracia la razón ha ido por mal camino, con tanta moral, religión, y manipulaciones varias, de forma que ya no somos seres íntegros).

    Tú pareces ser de esas personas que se atreven a pensar tal y como sienten y que en caso de conflicto nunca se rinden, por doloroso que sea (de ahí lo de Lady Pain, supongo), como has dejado claro en tu post: “Elijo Sentir”.

    Como Neo al agente Smith: “because I choose to”, o Zaratustra quitándose de encima al espíritu de la pesadez (nihilismo) en la obra de Nietzsche. O también como lo de L’oreal, “porque yo lo valgo” 🙂

    Total que de nuevo enhorabuena por esas cosas que dices.

    Besos, Alfredo


  5. Es cierto 🙂 Luis Royo también ilustra en uno de sus libros de dibujos a parejas de mujeres y máquinas. Esos dibujos transmiten sentimientos, pensamientos… de todo menos la simple imagen de una mujer junto a un robot.

    Admiro y me impresiona tu interpretación de mi nick 🙂 Fue hace mucho tiempo, pero realmente fue así. Aprendí a desligarme de la idea de que el dolor es malo, al menos el que no es físico. Es un sentimiento, igual que cualquier otro. Y tan sólo hay que intentar comprender lo que pretende decirnos… o sentirlo, igual que cualquier otro.

    Hay comentarios que llegan al Alma por la aparente sencillez y la verdadera profundidad de las palabras…

    Gracias Alfredo, tu pequeño análisis ha reconfortado un recuerdo olvidado, un pensamiento en letargo ;)*

    muxus…


  6. […] Por petición implícita de Aigor escribiré mis aclaraciones (y perdones si es necesario) sobre “El Calor del Asfalto” 🙂 […]


  7. A partir de la revolución industrial el hombre se volvió más estúpido e inútil si cabe de lo que había sido anteriormente. Si como dice mi hermana, los únicos sabios eran los antiguos pobladores de este mundo: “si comían algún alimento concreto es porque es bueno de verdad, así que te puedes fiar y comerlo tú también”. Nada de las “cochilindradas” que nos cuelan por “fibra-vegetableido-vitamino-mastoideo”.. xD



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: